Museo del oro en Bogotá, Colombia (Viajes)

Si van a Bogotá tienen que visitar este impresionante museo, que alberga una colección única en el mundo. Está compuesta en su mayoría por objetos de oro, pero también tienen objetos de piedra, cerámica, textiles y óseos. Se trata de cuatro salas de exposición y una sala de exploración, que te permitirán conocer las costumbres, los hábitos, los mitos y las leyendas de la civilización que habitó en esas tierras antes de la colonización de los españoles. En el segundo piso se encuentran las salas 1 y 2. La primera denominada "La gente y el oro en la cultura prehispánica", nos lleva a un recorrido por el uso de este metal relacionado con la vida social, política y religiosa. La segunda es "El trabajo de los metales"que describe cómo trabajaban los metales, su fundición, los tallados, etc., a partir de los trabajos de los arqueólogos e investigadores que se dedicaron a estudiar el tema. Además de los carteles, hay videos educativos prácticos que permiten a los visitantes comprender las técnicas utilizadas.
En el piso de arriba hay otras dos salas, la de "Cosmología y simbolismo", donde se puede apreciar la importancia de la vida religiosa, el significado de los objetos y conocer un poco más de la vida política y social de las antiguas civilizaciones. Hay muchos objetos que utilizaban los chamanes, entre los que se encuentra una de las dos piezas fundamentales del museo, el "Poporo Quimbaya", tallado en el año 301 AC. Este objeto fue uno de los primeros adquiridos por el Museo y el que da origen a esta gran colección. Los poporos son recipientes huecos con un pequeño orificio de entrada por donde introducen un palillo mojado con saliva para sacar la cal que los mismos indios echaban y que, mezclada con las hojas de coca que mascaban, ayudaba a extraer de estas los alcaloides. Frente a esta sala está la de "La Ofrenda" que tiene la segunda pieza fundamental del museo que es la "Balsa Muisca", que representa la leyenda de El dorado. Según esta creencia, el "heredero", hijo del cacique, era cubierto de oro en polvo y subido a una balsa con objetos de oro a su alrededor, era conducido al medio de una laguna donde se hacía una ceremonia en la que se bañaba sacándose el oro del cuerpo y los objetos eran lanzados a las profundas aguas. Los españoles persiguieron esta leyenda a través de un extenso territorio en búsqueda del tesoro. Esta ceremonia se realizaba en varias lagunas, la más famosa de Bogotá es la laguna de Guatavita, que puede visitarse actualmente. La Balsa Muisca es la confirmación de esta leyenda, se trata de una pieza de orfebrería, con la técnica de fundición a la cera perdida en oro, donde se ven varios hombres con máscaras y objetos. Fue encontrada en una cueva dentro de una vasija, por un poblador que se la llevó al sacerdote del pueblo y luego fue adquirida por el Museo del oro. Al finalizar el recorrido se puede ingresar a una ceremonia con canto étnicos en una sala acondicionada para ello. 
En el cuarto piso, hay exposiciones temporarias, cuando visité el museo había reproducciones de juegos antiguos con sus piezas, un cartel con la historia del juego y las reglas para poder utilizarlos. 
El museo cuenta con visitas guiadas gratuitas es español y en inglés para que puedan comprender sobre las piezas exhibidas y aprender sobre la historia de las antiguas civilizaciones, sus costumbres y leyendas. 
Está ubicado en la Carrera 6 No 15-88, Parque Santander
Mar a sáb de 9 a 18 horas / Dom y festivos de 10 a 16 horas 
Lunes: cerrado
Entrada: $ 4.000 (cuatro mil pesos colombianos)

Comentarios